Amor con cara de bolero falaz

Amor con cara de bolero falaz – Cap. 2

Capítulo 2

el norteño me habla por teléfono todos los días y me hace prometerle que ya no le diré norteño sino baltazar

se lo prometo y beso la cruz que he formado con mis dedos

lo invito a la cineteca a ver tacones lejanos y argumenta que le agrada la película pero no el personaje que hace miguel bosé

insiste en que le molestan los travestís y yo pienso que exagera en su particular homofobia

defiendo a bosé y pasa tito vasconcelos pavoneándose por los pasillos y baltazar lo señala con los ojos y hace una mueca de desagrado y yo muevo la cabeza y le digo que el actor oaxaqueño es una persona muy culta y muy simpática y que además es un luchador guei muy aguerrido y que además hace unos travestís bien logrados y eso provoca que baltazar y yo comencemos un debate en el que no llegamos a coincidir

coincidimos en irnos para su departamento a hacer el amor

le digo que quiero penetrarlo y baltazar me besa con los ojos abiertos por la impresión que le provoca mi petición

quiere que me tranquilice porque dice tener otra cosa qué confesarme

me pongo alerta

y ahora qué

dice que tiene pareja guei

que se llama chuchín y que es de san juan del río y que es muy buena onda y que lo ama y que

bah

me habla maravillas del tal chuchín y yo lo odio y siento ganas de llorar pero me aguanto

baltazar nota mi turbación

aclara que soy una persona muy valiosa y que no desea perderme

me promete que no va a jugar con mis sentimientos

me promete que siempre vamos a estar juntos

me prometo a mí mismo que no voy a  involucrarme sentimentalmente

lo juro lo juro lo juro

baltazar me tira sobre la alfombra y le pido que me la chupe

no quiere

le insisto

me la chupa sin provocarme placer alguno y después lo penetro con condón y sin ganas

deseo lastimarlo

me pide que me salga porque no le está gustando

que es activo

que aceptó por darme gusto porque no tengo idea de cuánto le intereso

ocho le digo

otra vez la influencia pozarricense se hace presente

me pregunta que qué

nada le digo y me vengo

guardamos silencio

baltazar está como en otra dimensión y permanecemos un tiempo mirándonos sin dirigirnos palabra alguna

me pongo de pie y comienzo a vestirme y le digo adiós con la mirada y comienzo a llorar bajito y me siento sobradamente cursi y lo que es peor

me agrada la sensación

baltazar intenta abrazarme pero no se lo permito y me marcho apresuradamente

no olvido azotar la puerta

zaaaaz



camino un par de horas por el centro y mis pasos me llevan finalmente a la cantina el treinta y tres y hago un gesto de extrañeza

siempre he dicho que los centros de reunión guei de ésta zona de la ciudad son muy deprimentes y grises

apenas llegas y ya te están escupiendo a la cara toda su sordidéz y su mierda

empujo las puertas tipo cantina del viejo oeste y entro al lugar sintiéndome clint istgüd en sus mejores épocas

piso fuerte con mis botas vaqueras como cómplices y avanzo con los pulgares metidos en las bolsas de mi pantalón de mezclilla en franca actitud chacaloide

algunas vestidas y uno que otro soldado y cientos de locas se han apoderado del espacio frente a la rocola

bailan utilizando sus mejores pasos intentando opacarse unos a otros

dos o tres miradas me siguen hasta que tomo asiento en una de las mesas y hasta que ordeno y me traen una cerveza

yo tengo una bolita que me sube y me baja ay que me sube y me baja

una mujer gorda y despistada me sonríe con esa gracia natural que poseen las gordas

tal vez supone que soy su hombre ideal

ocho por ocho me digo yo mismo

me concentro en mi cerveza y en baltazar

deseo tenerlo frente a mí para mentarle su puta madre y para decirle que ya empezaba a quererlo

las horas transcurren y mi borrachera se incrementa

intentos de ligue por doquier

miradas que se entrecruzan

olor a cigarro

carcajadas de loca

amada más que nunca

y salud y perra y qué cómo te llamas y que invítame a pecar y qué fastidio

es un gran necio un estúpido engreído

que qué

que si vienes seguidooo songo le dio a borondongo y muchilanga le dio a bernabé

un chico ligeramente feo se acerca y se sienta a mi mesa sin pedir permiso

dice traer una depre tremenda

me mira fijamente con sus ojos ebrios y llorosos como buscando un poco de comprensión

hace un eterno ovillo con sus labios para ocultar un poco sus enormes dientes que salen disparados al exterior cada vez que abre la boca para expresar un par de palabras

me enternece y le receto un curso de superación personal a la carlos cuauhtémoc sánchez con fondo musical de rocío dúrcal y funciona el sincretismo barato

lo clásico

me confiesa que acaba de terminar con su chavo y que se siente solo y confundido

le explico mi situación mientras un individuo de edad avanzada y sumamente delgado y ebrio avanza hacía el centro del escenario

se detiene y nos observa retador

coloca una pierna delante de la otra emulando a las muchachitas de los concursos de belleza

eeeeh este es un honor estar aquí este

eeeh este creo que la mujer no solo es este una cara y un cuerpo bonitos este

el tipo nos barre con la mirada

nos lanza mohínes de desprecio como diciéndonos que ninguno de nosotros lo merece

supongo que se siente la última pepsicola del desierto

el señor de la triste figura mesa con suavidad su hirsuto pelo como preámbulo a lo que vendrá y comienza a moverse con cadencia

no olvida humedecerse los labios cuando la música empieza a sonar

algunos lo observamos incrédulos pero la mayoría lo hace con un dejo de burla

el imitador de las estrellas hace pleibac siguiendo la voz de alejandra guzmán y su tonada hacer el amor con otro

puta coño

la apoteosis

la rocola y el tipo y la alejandra nos recetan mil trescientas cincuenta y dos ambrosías salpicadas de te quieros y un bai mamá desgarrador

el chico de los grandes dientes y yo nos miramos incrédulos

el tipo del chou se sienta en el piso y finge llorar al decir bai mamá adiós me voy

aplausos y burlas a granel y la seudo diva

soñada

se retira y vuelve al centro del escenario una y otra vez para agradecer los aplausos

nos lanza besitos con la punta de sus dedos y observa al cielo con sus ojos humedecidos por el llanto y con sus brazos abiertos corta el aire a su alrededor como para asegurarse de que no está soñando

no señora de las siete décadas

su triunfo es real

el momento cumbre llega cuando la diva

gada

se seca con delicadeza una lágrima indiscreta y oprime contra su pecho un ramo de marchitas rosas rojas que un fugaz admirador le ha obsequiado

el tipo es arrollado por un grupo de locas que se arremolinan en la pista y nos amenazan con defender precisamente como locas el amor de un hombre si éste es tocado

colach en movimiento y atropellamientos masivos de gatas en celo y maniquis de porcelana y coquetas tras él

imagino una escena almodovariana pero de las más densas y lo único que se me ocurre es huir

ni siquiera me despido del muchachito ex deprimido y salgo apresuradamente del lugar

llego a mi departamento y escucho los recados que me han dejado en mi contestadora

donde andas vas a venir el sábado háblame jorge clic

puuuuto   ji ji ji jiiiii  clic

pelao te necesito te necesito háblame por favor clic

yo también te necesito cabrón culero hijo de la rechingada

me tiro en el sofá y suspiro profundamente mientras regreso la cinta para escuchar nuevamente la voz de baltazar

uuuuto ji ji jiiiii clic pelao te necesito te necesito háblame por favor clic

regreso mil veces la cinta para embriagarme con su voz y me masturbo pensando en él

acuerdo conmigo mismo no hablarle y me dispongo a dormir pero no puedo

decido entonces escribir el texto para mi columna dominical del diario para el cual trabajo

lo tengo bien planeado y solo es cuestión de dejar fluir las ideas

Amor con cara de bolero falaz

no fluyen y me quedo dormido

al día siguiente baltazar insiste y me habla por teléfono

una y dos y tres veces

yo me resisto

quiere verme

platicar

o lo que sea

noto ansiedad en sus palabras  y lo cito en el bar del sanborns de los azulejos

llego primero y cinco minutos más tarde aparece él

luce guapísimo con sus pantalones vaqueros y sus botas y su camisa a cuadros

nos saludamos y me sonríe y me dice pelao este

toma asiento frente mí y pide de beber

cerveza para mí y tequila para él

guardo silencio para que tome la iniciativa y golpeo con mi rodilla la suya como invitándolo a hablar pero no se decide

hablo cualquier cosa

digo que las meseras del restaurant me resultan chistosas vestidas con esas faldotas de apariencia áspera

el cantante del bar comienza a cantar ya lo pasado pasado

baltazar pregunta que si deseo una canción

le digo que para vivir y la solicita

el cantante se disculpa poniendo una cara de excesiva amabilidad y argumenta no saberla pero nos propone el breve espacio

asentimos gustosos

baltazar se me acerca y me canta bajito que todavía le quedan restos de mi humedad

que mis olores no cesan de llenar deliciosamente su infame soledad

que mi silueta perfecta se dibuja en su cama semejando una húmeda promesa

sigo el movimiento de sus labios y de su bigote mientras me cautiva más y más

siento que me estremezco y fijo mi mirada en su boca cantarina

digo que quiero besarlo

baltazar arquea las cejas y sonríe y dice que soy un jarocho cachondo

aprovecho para explicarle que no soy jarocho sino huasteco

que los jarochos son de la región del sotavento

digo que incluso hay oaxaqueños jarochos

baltazar pone cara de guat y me impaciento y empiezo a ponerme mal de los nervios

le pregunto que si realmente cree poder amar a tres personas a la vez

se sale por la tangente

me avienta el viejo rollo de que amo a mis padres y amo a mis hijos y amo a mis hermanos y  amo ato matarile lire lon

recalco que me refiero a otro tipo de amor

el amor apasionado

el amor carnal

el amor sexual

el amor de pareja

me hago bolas y empiezo a encabronarme

nunca he sabido cómo controlar mi explosividad

me burlo

le digo que así como reparte su amor a medio mundo me recuerda a la madre teresa de calputa

se defiende y argumenta que su bisexualidad le permite manejar un rango para amar más amplio que el de un homosexual o el de un heterosexual

digo que entiendo su situación pero que no comprendo porqué debe tener a dos amantes guei

le llamo promiscuo y logro convencerlo de que está confundido

me confiesa que tiene problemas con el tal chuchín

me entra un regocijo malsano casi casi enfermizo

baltazar afirma que le va a poner un hasta aquí al de san juan del río

o deja a un lado su mamitis aguda o termina la relación

pregunta que qué opino

opino que termine inmediatamente con esa relación tan problemática y volvemos a lo mismo

que lo adora

que lo necesita

digo que entonces yo me quito del camino

baltazar me mira fijamente y mete su mano derecha  por entre mi pelo para juguetear con él y suelta lo que siempre había querido escuchar de sus labios

siento que ya empiezo a quererte cabrón

le repito que no le creo

insisto en que no se puede amar a tantas personas a la vez

me pide que lo intentemos

que me va a dedicar la mayor parte de su tiempo

me baja el cielo y las estrellas

me baja una enorme nube blanca y me la regala

vamos a mi departamento y también me baja los pantalones

me penetra de pie mientras me pregunta entre jadeos si me gusta cómo me está cogiendo  y que si siento rico teniendo su reata gorda y caliente dentro de mi culo y que si me quiero tragar su leche

me atiborra con sus preguntas escatológicas pero ya no me saco de onda

su manera sucia de hacer el sexo empieza a agradarme y mientras entra y sale de mis entrañas me prometo otra vez dosificar mis sentimientos hacía baltazar



me insisto en que debo ser muy inteligente

mucho más inteligente que la escritora justine  y el tal chuchín juntos

le pido que se quede a dormir conmigo y acepta

le regreso el libro de su novia

digo de un solo tajo y sin respirar que los caminos de nosferando es una buena novela resultado de una prosa ágil y fresca y que con su obra justine pretende confundir y agradar y distraer y confrontar al lector para lograr la participación activa del mismo y lograr con ello la ampliación de los significados de la creación literaria al proponer en su obra una serie de personajes polifónicos y policromáticos y politécnicos en los cuales se percibe un interés por la pareja ora tratándose de un matrimonio que se desintegra y ora de un encuentro fugaz y callejero que termina en la incomprensión y el miedo y ora

basta me dice baltazar y termina así con mi crítica literaria tipo amiguito del  autor

respiro profundamente y cambiamos de tema

baltazar quiere que conozca a justine

le digo que ni madres pero él cree que podemos llevarnos bien los tres

dice los tres

sospecho que está desechando al chuchín ése

enciendo dos cigarrillos y ofrezco uno a baltazar

si

dijo los tres

sonrío malicioso en la penumbra

pensándolo bien

porqué no

 

Isaías Carballo de los Reyes (Q.E.P.D.)

 

Isaías Carballo fue un joven escritor pozarricense fallecido en 2005. Publicó un libro y dejó dos novelas a mi cargo. Las publico como un homenaje a su creatividad y con la intención de que sus obras salgan a la luz.

Luciano García

Twitter: @Luciano__García

Imagen: www.biobiochile.cl

 

Ver Capítulo 1

Ver Capítulo 3

Ver Capítulo 4

Ver Capítulo 5

Deja un comentario