Marihuana, desde la ilegalidad hasta el uso medicinal

Marihuana, desde la ilegalidad hasta el uso medicinal

El pasado mes de abril de 2017 fue aprobado por el Congreso Mexicano el uso medicinal de la marihuana1.

Después de décadas de prohibición, incontables luchas contra su producción y distribución, infinidad de personas denigradas por hacer uso de la hierba, entre otras consecuencias, pero sobre todo los miles de millones de dólares, pesos, rublos, euros, florines, francos, libras y demás monedas circulantes en el mundo que se han usado para evitar su consumo ahora resulta que no es nociva para la salud e incluso que es medicinal.

De esto se puede inferir entonces que hemos sido engañados todo este tiempo por los sucesivos gobiernos nacionales y extranjeros con algún tipo de interés –sobre todo económico- y que ahora, ya sea porque la evidencia científica es irrefutable y con los avances en la comunicación tampoco se puede ocultar o porque cambiaron los intereses.

El cultivo de la planta como materia prima para la producción de derivados textiles fue bastante extendido desde antes de la colonia. Fue Hernán Cortés quien mandó a traer plantas europeas y asiáticas para levantar la economía de la Nueva España2.

De ahí se pasó a usarlo en forma ritual-medicinal por influencia de los esclavos negros. En esa época fue que se empezó a limitar su cultivo pero los indígenas lo continuaron haciendo discretamente.

Más adelante, en los sectores más pobres de la población, surgió el uso en forma recreativa como una forma de evadirse de su situación social. Ésta situación es la que provoca una imagen negativa a los consumidores ya que se asociaba a personas de baja condición y se llegó a propagar la idea de que su uso producía locura y conducía a cometer crímenes.

Esta costumbre de consumo fue llevada a Estados Unidos mediante los trabajadores migrantes que lo usaban después del extenuante trabajo como una forma de relajarse3.




En esta época Estados Unidos estaba bajo la Ley Seca (1919-1933)4. La FBN (Federal Bureau of Narcotics/Oficina Federal de Narcóticos) estaba dirigida por Harry J. Anslinger, persona ambiciosa que veía peligrar su trabajo si cerraban la división a su cargo. Además, se encontró con otros interesados en prohibir el cultivo de la marihuana como William Randolf Hearst, dueño de una cadena de periódicos, quién había perdido mucho terreno en manos de Pancho Villa y odiaba a los mexicanos, además de que tenía inversiones en el sector maderero para la fabricación de papel y el papel de cáñamo era un obstáculo para su negocio.

De la misma forma, la compañía Dupont se interesó en la prohibición ya que había patentado el neopreno, el nylon, el teflón y la licra, materiales que competían en el mercado con la limpia, renovable, resistente y duradera fibra obtenida del Cannabis.

A partir de ahí, la prohibición fue extendida por el gobierno estadounidense alrededor del mundo. Y los gobiernos de otros países, incluido México, fueron aceptando tales prohibiciones sin hacer caso a estudios médicos y científicos efectuados sobre la planta, sus componentes o sus efectos en el ser humano, causando una serie de efectos que siguen dañando a la sociedad hasta la fecha.

El primer efecto fue la criminalización de las actividades relacionadas con la marihuana: el cultivo, la posesión, la comercialización y el consumo. Sin embargo, paulatinamente se han ido disminuyendo las penas por cada una de esas actividades, llegando al estado en que se puede poseer y consumir cierta cantidad sin ser delito5.

Otro de los efectos es la estigmatización de los consumidores que son vistos y tratados como personas de baja calidad moral que pueden llegar a cometer actos violentos o perversos bajo el influjo de la droga. Las estadísticas muestran que los episodios psicóticos en consumidores de THC son apenas muy ligeramente mayores que los de una persona común y corriente.

Pero el mayor efecto de la prohibición de la marihuana es económico. Si bien se estima que su legalización tendrá poco efecto en las finanzas de los grupos criminales5 ya sea porque su fuente principal es el comercio de otros narcóticos o porque optarían por la venta legal (que puede ser una forma de lavado de dinero producto de otras actividades ilegales), los principales afectados son los gobiernos mismos al haber destinado cantidades millonarias en el combate al tráfico y consumo de la cannabis.

Ahí es donde debemos enfocarnos. Al enorme gasto que ha significado una lucha frontal contra el narcotráfico y que tales recursos, de primera instancia, no han servido para eliminarlo, aunque si ha sido de utilidad para una muy influyente industria armamentista que equipa de armas tanto a un bando como el otro6.

Independientemente de si la marihuana es nociva para la salud o si es medicinal y con todos estos antecedentes no podemos dejar de pensar:

¿A quiénes beneficia que la marihuana sea legalizada en el mundo?

 

Luciano García

Twitter:@Luciano__Garcia

 

  1. http://www.foropozarica.com/uso-medicinal-marihuana-aprobado-mexico/
  2. http://www.revistaescenarios.mx/la-desconocida-historia-de-la-mariguana-en-mexico-2/
  3. Historia de la prohibición de la marihuana http://archivo.eluniversal.com.mx/editoriales/49585.html
  4. https://www.dinafem.org/es/blog/historia-de-la-ilegalizacion-cannabis/
  5. Marihuana: seis mitos http://www.nexos.com.mx/?p=15501
  6. http://eleconomista.com.mx/columnas/columna-especial-valores/2012/11/18/legalizacion-marihuana-presupuesto-egresos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.